Marketing post coronavirus.

Los tiempos que vivimos son atípicos. Los negocios están buscando la mejor forma de adaptarse a tiempos.

Una cosa es segura, la era digital se ha fortalecido como nunca antes.

Las empresas que prevalezcan son aquellas que sepan emplear las estrategias con las herramientas digitales y el vínculo de ellos con las personas.
E-commerce, marketing, branding, social media, email marketing, y marca, servicio pre y post venta. Todo ello está atravesado por el mundo online.

Pero el asunto no es la tecnología, el asunto no se trata de la aplicación o el software que me permite automatizar ciertas tareas. Todo eso está bien. El asunto siempre es acerca de personas.

A medida que digitalizamos mas y mas procesos, no debemos perder de vista que ésto va de personas. El vínculo que tenemos con aquellos que son clientes, usuarios o leads al final son seres humanos.

Veamos, el marketing no es solo lo que ocurre en el mundo online, pero hoy, es lo que mas prevalece frente al off line.

Digitalicemos todo lo que podamos, automaticemos todo lo que podamos, incluso las últimas herramientas y tendencias online en marketing. El tema es que las personas, al margen de los escenarios y tecnologías, siempre vamos a tener respuestas que ya conocemos.

Por ejemplo, la ansiedad que tiene el usuario a la hora de realizar una compra online.
El fastidio cuando una web no carga lo suficientemente rápido. El disgusto cuando un proceso de ecommerce no es como se esperaba. Un comentario de disgusto en un post de Instagram. Estas reacciones siempre se van a sostener.

Entonces, a medida que digitalizamos mas procesos, no olvidemos que el ser humano siempre maneja las mismas emociones. Miedo, ansiedad, disgusto, sorpresa, gratitud, queja.

El marketing post coronavirus se encontrará con mas digitalización de datos, mas interacción en el mundo online de parte de usuarios, leads y clientes. Ya hay un mayor uso de softwares, plataformas y apps de diferentes herramientas. Pero el desafío es como mantenemos un buen vínculo con las personas. Y para ello necesitamos escucharlos, comprenderlos y ver cómo les podemos ayudar. De eso se trata. Cómo hacemos la vida de nuestros clientes más fácil.

Omar