el poder de las historias en los videos

¿Cómo aprovechar el Storytelling en tus videos?

Un concepto del que se viene hablando desde hace muchos años es el Storytelling. Ahora, ¿de que se trata esto? ¿Es tan simple como decir: Bueno, vamos a contar historias en nuestra comunicación?

Veamos. Las empresas tienden a comunicar de una forma meramente descriptiva y explicativa. Es decir, si voy a hacer un video institucional de mi empresa muestro nuestra trayectoria, nuestra misión, visión y las soluciones que ofrecemos. Eso no está mal. El asunto es que esto suele ser algo meramente descriptivo. Pero el tema es que necesitamos conectar con las personas a un nivel mayor para ser mas persuasivos con nuestros mensajes.

El asunto del storytelling es que vamos a lograr una mayor vínculo emocional e identificación por que todo lo que contamos va a estar narrado alrededor de una historia.

El video de mi negocio puede ser realizado con un drone y tener una muy buena calidad visual, pero eso no es suficiente. Con buena calidad podemos impresionar un poco, pero con historias bien narradas, además, vamos a llegar a un nivel más íntimo y emocional. Esto nos permite ser mas efectivos con nuestro mensaje.

Todos tuvimos un abuelo, un papá o mamá que nos contaba un cuento antes de ir a dormir. Los buenos cuentos son memorables. Algunos de estos cuentos todavía permanecen en nuestro baúl de recuerdos. Y esa es la magia de las historias. El poder de generar empatía y memoria en nuestra mente.

Los datos podemos olvidarlos rápidamente, pero aquello que aprendemos desde lo emocional tiene un mayor nivel de influencia sobre nosotros. La neurociencia ha comprobado que aquello que tiene un alto impacto emocional en nuestro cerebro podremos recordarlo con mayor facilidad. Y en ese camino están las historias porque ellas nos emocionan y cautivan nuestra atención. Porque las historias suelen tocar las fibras emocionales mas íntimas de nuestro corazón.

Todos nos acordamos de esas historias o anécdotas de cuando éramos adolescentes o niños cuando hacíamos travesuras. Y nos reímos y la pasamos bien con nuestros amigos cuando nos acordamos de nuestras aventuras. Si algún amigo tuyo te dice: “No sabés, te cuento….” Es muy probable que atiendas y prestes atención a lo que sigue. Porque luego de eso viene una historia que nos intriga. Y queremos saber el final.

Porque las buenas historias nos cautivan y atrapan rápidamente. Es por eso que vemos muchas series en Netflix y miramos películas. Por que vemos historias en las que, inconscientemente, nos sentimos involucrados e identificados.

Utilizamos el poder de contar historias para persuadir. Los relatos nos conectan mejor con la audiencia porque ellos se identifican y al identificarse son más receptivos a nuestro mensaje.

Te cuento brevemente que elementos podría tener tu storytelling en un video. Hay muchos más, pero en este resumen podríamos considerar.

Personaje: Es en quien vamos a centralizar la historia y el conflicto que el necesita resolver. También puede ser un grupo de personas o un personaje ficticio.
Por ejemplo. Carlos está buscando una casa y está aturdido con tanta información que hay en la web. Y no sabe que inmobiliaria elegir. Es decir, primero se presenta a Carlos que tiene un problema y no sabe cómo resolverlo. Es decir, contamos la historia de Carlos y partimos desde ahí. No partimos de nuestra empresa. Cuando centramos la comunicación inicial en una persona tendremos mayor apertura del público. Mientras mas humano se vea nuestro personaje conectaremos mejor. Idealmente nuestro personaje puede reflejar el perfil del público objetivo al cual queremos llegar.

 

Conflicto: Es lo que el personaje necesita resolver. Sin conflicto no podremos presentar nuestra propuesta o solución. Y eso nos aleja de la identificación. La identificación es necesaria para tener la atención del usuario. Necesariamente el personaje tiene que tener un conflicto que solucionar. Ahí es donde aparecerá nuestra marca.

Solución: Es la presentación de nuestra solución, producto o servicio. Aquí es donde contamos los beneficios y la propuesta de valor de nuestro negocio.

Llamada a la acción: Finalmente podemos mostrar al personaje utilizando nuestra solución, feliz y satisfecho con el mismo. Y rápidamente tenemos que mostrar una llamada a la acción. Esto es: ¿Qué queremos que haga el usuario una vez que termine de ver el video? Aquí es donde muchos videos fallan. Tengo que tener claro cual es el objetivo de mi video. Si es que compre, por ejemplo, un producto. Tengo que dejarle claro que tiene que realizar una acción al respecto. Una llamada telefónica puede ser un buen call to action. Un mensaje por Whatsapp puede ser otro.

Esto lo tengo que definir en el guion del video y tenerlo claro desde el inicio.

Storytelling en ventas.

Este concepto podremos aplicarlo a varias facetas de nuestra empresa. Es decir, podremos usarlo en marketing, en ventas, en procesos de selección de personal, en institucionales, explicativos, etc. Pero ahora veamos brevemente como usarlo en ventas.

Pensemos por ejemplo en la necesidad puntual de las ventas. Los videos testimoniales siguen siendo un recurso clave para lograr una mayor confianza y generar más ventas.

Por ejemplo, en el caso de una inmobiliaria. Podemos grabar a uno de nuestros clientes contando, desde su experiencia, los buenos resultados que han tenido trabajando con nosotros. No es necesariamente un caso de éxito. En este caso el cliente Juan puede comenzar diciendo: La verdad es que estaba un poco frustrado, porque no podía confiar en ningún….

Es decir, el cliente cuenta su historia personal, cómo nos conoció y cuenta finalmente como hemos podido resolver con nuestra empresa su problema.

Las historias en ventas tienen que ser reales y auténticas. Cuando los relatos están falseados o “inflados” se notan. Las personas pueden percibir cuando, incluso, los relatos no son reales. Pero si los relatos son auténticos y sinceros lograr conectar a un nivel emocional muy profundo.

Esta conexión emocional trae como efecto una mayor confianza en el posible cliente. Se conecta mejor con nuestra marca y está más abierto al diálogo y a tomar decisiones.

Repasamos brevemente el poder que tienen las historias y cómo podremos aprovecharlas en nuestra empresa. Recuerda que este concepto no solo aplica a piezas audiovisuales sino a todo lo que es comunicación. Ahora te toca sacar provecho de ellas.